Mama#2

Hacíamos la fila para pasear en un bote.

Por un impulso le comenté de una de mis nuevas autoras favoritas. Con sus galaxias donde existen los matrimonios de a cuatro, y donde hay gente que solo tiene género cuando está en celo.

Ella, sin nada parecido en la literatura que conoce, y sin referentes en la cultura pop, recurre a un recuerdo de su juventud (aka cuando yo era chica).

Y, sonriendo bajo el sol de hemisferio norte, me contó de una pelicula que había visto en alguna tarde lenta y larga en Villa Alemana.

Allí un soldado espacial se hacía amigo de un extraterrestre hostil ya que quedaban abandonados en sus naves estrelladas. El extraterreste está embarazado, y pare en difíciles condiciones. El humano queda encargado del niño, y debe enseñarle a recitar los nombres de sus antepasados para ser aceptado en su comunidad.

Ella me cuenta la historia llena de ternura, aún recuerda con empatía como estas dos personas logran quererse en condiciones hostiles, y como el humano va venciendo sus prejuicios para honrar la memoria de su amigo.

Y yo de vez en cuando pienso en el relajado tono de su voz mientras me habla de esta historia bizarra.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s